Un embrión de planeta en torno a la estrella HL Tau muestra cómo puede acelerarse la formación planetaria