Salas Blancas

El IAA cuenta entre sus instalaciones con una sala blanca para la realización de pruebas y ensamblaje de equipos que requieran condiciones especiales de limpieza medioambiental. Las salas blancas o salas limpias son estancias en las que se controla el número de partículas contenidas en el aire, además de otros parámetros como la temperatura, humedad y presión. Tanto su construcción como la normativa recomendada para su utilización están orientadas a minimizar el número de partículas introducidas o generadas en el interior del local.
La instalación del IAA cuenta con dos salas, una para electrónica y otra oscura para óptica, más una antesala o vestíbulo (figuras 1 a 3). La clasificación teórica de las tres es de ISO 8 (según la norma internacional ISO EN 14644-1) o clase 100.000 (según la norma federal 209D), aunque en las pruebas de validación realizadas se obtuvieron clasificaciones mejores (ISO 5 para las dos salas e ISO 7 para el vestíbulo).

Sala de Electrónica

Figura 1.- Sala de electrónica.

Antesala o vestíbulo

Figura 3.- Antesala o vestíbulo.

Sala de Óptica

Figura 2.- Sala de óptica.

La sala de electrónica tiene capacidad para unos seis puestos de trabajo –si bien no es aconsejable que sea ocupada por más de cuatro personas a la vez– y cuenta con instrumentación propia (generador de señales aleatorias, fuente de alimentación, multímetro digital,…). La sala de óptica (laboratorio de óptica I), más reducida, tiene capacidad para dos personas. Está equipada con una mesa óptica para montaje de experimentos con un conjunto básico de posicionadores y fuentes de iluminación, más instrumentación óptica específica y de carácter general (lentes, láser, detectores, filtros, fuentes de luz,…).

Ambas salas están dotadas de varios puntos de conexión telefónica, red ethernet y numerosas tomas de corriente. Para minimizar el número de partículas en el aire las salas están limitadas en paredes y techo por paneles estancos y carecen de ventanas al exterior. Con objeto de impedir un flujo de partículas hacia el interior de las salas cuando se abren las puertas, se mantiene una sobrepresión escalonada entre los distintos ambientes (salas, vestíbulo y exterior, ver figura 4).

La principal fuente de contaminación de partículas en salas limpias son los propios usuarios y, por este motivo, el acceso a las mismas debe realizarse de acuerdo con unas normas. En ellas se describe, entre otras cosas, el vestuario necesario y el procedimiento que debe seguirse para su uso. Se cuenta con vestuario personalizado para los usuarios habituales de las salas (batas, gorros, guantes y zuecos), junto con material desechable para usuarios esporádicos. Tanto el vestuario personalizado como el desechable se almacena en los dos armarios situados en la antesala (figuras 5 y 6).

Manómetros externos indicando la presión escalonada de las distintas salas

Figura 4.- Manómetros externos  indicando la presión escalonada de las distintas salas.

Armario para el vestuario personalizado y el desechable, que se almacena en la balda superior

Armario para el calzado del personal habitual. El nivel inferior se reserva para el calzado exterior

Figura 5 (arriba).- Armario para el calzado del personal habitual. El nivel inferior se reserva para el calzado exterior.

 

 

Figura 6 (izquierda).- Armario para el vestuario personalizado y el desechable, que se almacena en la balda superior.

La utilización de las salas está limitada a procesos que requieran el ambiente controlado que éstas ofrecen. Las solicitudes de reserva deben comunicarse al responsable de la instalación (Miguel Abril) o, en su ausencia, a la responsable del laboratorio de óptica (Conchi Cárdenas) o al jefe de la UDIT.


Enlaces: